Guilhem z Peitieu

21. èervna 2011

Tøi písnì trubadúra Guilhema z Peitieu, které neuvádí Martín de Riquer ve své antologii Los trovadores (Barcelona, 1975). Originál i španìlský pøeklad je z antologie Luise Alberta Cuenky Guillermo de Aquitania - poesía completa (viz níže).

Edice a studie Guilhémova díla:
Pasero, Nicolo, ed.: Guglielmo IX d'Aquitania: poesia, Modena: Mucchi (Subsidia al Corpus dei Trovatori, 1), 1973.
Bond, Gerald, ed.: The poetry of William VII, Count of Poitiers, IX Duke of Aquitaine, New York: Garland Press, 1982.
Ruiz Domenech, José Enrique: La memoria de los feudales, Barcelona: Argot, 1984.
Payen, J. Ch.: Le Prince d'Aquitaine. Essai sur Guillaume IX, son oeuvre et son érotique, Paris: Champion, 1980.
Cuenca, Luis Alberto de, ed. y trad.: Guillermo de Aquitania. Poesía completa, Madrid: Siruela, 1983.

Companho, tant ai agutz d'avols conres

I
Companho, tant ai agutz d'avols conres
qu'ieu non puesc mudar no·n chan e que no m·pes:
enpero no vueill c'om sapcha mon afar de maintas res.

Compaòeros, me han tratado tan mal
que no puedo por menos de quejarme en esta canción,
pero no quiero que se sepan mis intenciones en este asunto.
II
E dirai vos m'entendensa, de que es:
no m'azauta cons gardatz ni gorcs ses peis,
ni gabars de malvatz homes c'om de lor faitz non agues.

Y os diré a qué me estoy refiriendo:
no me gusta coòo vigilado ni estanque sin peces,
ni fanfarronerías de gente despreciable que no pasa a los hechos.
III
Senher Dieus, quez es del mon capdels e reis,
qui anc premier gardet con, com non esteis?
C'anc no fo mestiers ni garda c'a sidons estes sordeis.

Seòor mi Dios, que eres caudillo y rey del mundo,
?cómo no cayó fulminado quien primero vigiló el coòo?
No hubo jamás servicio ni custodia que peor se portara con su seòor.
IV
Pero dirai vos de con, cals es sa leis,
com sel hom que mal n'a fait e peitz n'a pres:
si c[om] autra res en merma, qui'n pana, e cons en creis.

Pero os diré cuál es la ley del coòo,
como quien grandes males ha hecho al respecto, y mayores ha recibido:
si todo merma con el uso, el coòo, en cambio, crece.
V
E sel qui no volra'n creire mos casteis
an ho vezer pres lo bosc, en un deveis:
per un albre c'om hi tailla n'i naison [ho] dos o treis.

Y el que no quiera creer mis avisos,
que vaya a verlo en un coto, cerca del bosque:
por un árbol que se tala, renacen dos o tres.
VI
E quan lo bocx es taillatz, nais plus espes;
e'l senher no'n pert son comte ni sos ses:
a revers planh hom la tala, s·l dampn…

Y cuando el bosque está talado, renace más fondoso;
y su seòor no pierde en ello provecho ni ganancia:
sin razón se lamenta por la tala, si no ha habido daòo.
VII
Tortz es co… dan no·i a…

Yerra si se lamenta por la tala, cuando no ha habido daòo.

Ben vueill que sapchon li pluzor

I
Ben vueill que sapchon li pluzor
d'un vers, si es de bona color
qu'ieu ai trat de mon obrador;
qu'ieu port d'aicel mester la flor,
et es vertatz,
e puesc ne trair lo vers auctor,
quant er lasatz.

Quiero que sepan todos
si tiene buen color un poema
que he traído de mi obrador;
pues me llevo la flor en este oficio,
y es la pura verdad,
y puedo traer de testigo al poema,
cuando esté terminado.
II
Eu conosc ben sen e folor,
e conosc anta et honor,
et ai ardiment e paor;
e si'm partetz un joc d'amor,
no soi tan fatz
no sapcha triar lo meillor
d'entre·ls malvatz.

Conozco bien prudencia y locura,
conozco deshonra y honor,
tengo miedo y tengo valor,
y, si me proponéis juego de amor,
no soy tan necio
que no sepa elegir la mejor baza [štych v kartách?]
y desechar las malas.
III
Eu conosc be sel que be·m di
e sel que·m vol mal atressi;
e conosc be celui que·m ri,
e sels que s'azauton de mi
conosc assatz:
e atressi dei voler lur fin
e lur solatz.

Conozco bien a quien me alaba
y también a quien mal me quiere,
y conozco bien a quien me sonríe,
y a quienes se divierten conmigo
los conozco lo suficiente:
por eso debo querer su beneplácito
y su solaz.
IV
Ben aia cel que me noiri,
que tan bon mester m'escari
que anc a negun no'n failli;
qu'ieu sai jogar sobre coisi
a totz tocatz;
mas no sai de nuill mon vezi,
qual que'n vejatz.

Bien haya aquel que me crió
y me enseòó tan bien el oficio
que nunca a nadie he cedido en él,
pues sé jugar sobre almohadón
a todo género de juegos;
más se yo que cualquiera de mis vecinos
que ver podáis.
V
Deu en laus e saint Julia;
tant ai apres del joc dousa
que sobre totz n'ai bona ma;
ja hom que conseill me querr'a
no l'er vedatz,
ni nuils de·mi non tornara
desconseillatz.

Loado sea Dios y San Julián:
tanto he aprendido del dulce juego
que tengo mejor mano que nadie;
si alguien me piede consejo,
no se lo negaré,
y ninguno de mí se tornará
desaconsejado.
VI
Qu'ieu ai nom maistre certa;
ja m'amigu' anueg no m'aura
que no'm vueill' aver l'endema;
qu'ieu soi be d'est mester, so'm va,
tant ensenhatz
que be·n sai gazanhar mon pa
en totz mercatz.

Que mi nombre es "maestro certero":
jamás mi amiga me tendrá una noche
que no quiera tenerme al día siguiente;
pues me envanezco de estar tan instruido
en este oficio
que con él sé ganarme mi pan
en cualquier mercado.
VII
Pero no m'auzes tan gaber
qu'ieu no fos rahuzatz l'autrer,
que jogav'a un joc grosser
que·m fo trops bos al cap primer
tro fo entaulatz;
quan gardei, no m'ac plus mester,
si·m fo camjatz.

No me oiríais jactarme tanto
de no haberme visto hace poco en apuros,
cuando jugaba fuerte en un juego
que, al principio, me fue muy favorable,
hasta que nos sentamos ante el tablero;
cuando miré, de nada me sirvió:
la situación había cambiado.
VIII
Mas el·m dis un reprover:
"Don, vostre datz son menuder
et ieu revit vos a dobler!"
Fis·m ieu:"Qui·m dava Monpesler
non er laisatz!"
e levei un pauc son tauler
ab ams mos bratz.

Pero ella me hizo un reproche:
"Seòor, vuestros dados son pequeòos
y os invito, en revancha, a doblar la apuesta."
Dije yo: "Aunque me diesen Montpellier,
no abandonaría el juego",
y levanté un poco su tapete
con ambos brazos.
IX
E quan l'aic levat lo tauler
espeis los datz:
e'l dui foron cairat nualler,
e'l tertz plombatz.

Y, cuando hube levantado el tapete,
lancé los dados:
dos eran cuadrados y sin valor,
y el tercero, trucado.
X
E fi·ls ben ferir al tauler,
e fon jogatz.

Y les hice golpear fuerte el tapete,
y la partida fue jugada.

Molt jauzens, mi prenc en amar

I
Molt jauzens, mi prenc en amar
un joi don plus mi vueill aizir;
e pos en joi vueill revertir,
ben dei, si puesc, al meils anar,
qu'al meils or n'an, estiers cujar,
c'om puesca vezer ni auzir.

Lleno de gozo, me pongo a amar
un gozo al que quiero entregarme;
y, ya que quiero tornar al gozo,
bien debo -si puedo- tender a lo mejor,
y al mejor bien tiendo ahora, sin duda,
que pueda ser visto u oído.
II
Eu, so sabetz, no'm dei gabar
ni de grans laus no·m sai formir;
mas si anc negus jois poc florir,
aquest deu sobre totz granar
e part los autres esmerar,
si cum sol brus jorns esclarzir.

Yo -sabéis- no debo jactarme
ni sé dedicarme grandes alabanzas;
pero, si un gozo pudo florecer,
debe dar más fruto que ningún otro
y resplandecer entre los demás,
así como se aclara un día sombrío.
III
Anc mais no poc hom faissonar
cors, en voler ni en dezir
ni en pensar ni en consir;
aitals jois non pot par trobar,
e qui be·l volria lauzar,
d'un an ni'i poiri' avenir.

Nunca pudo imaginar cuerpo tan bello
con voluntad o con deseo,
con pensamiento o con fantasía.
Un gozo tal no tiene semejante,
y quien quisiera alabarlo como es debido
no lo conseguiría en un aòo.
IV
Totz jois li deu humeliar
e tot'autr'amors obezir,
midons, per son bel acuillir
e per son bel douset esgar:
e deu hom mai cent tans durar [cent ans?]
qui·l joi de s'amor pot sazir.

Debe humillársele todo gozo
y cualquier otro amor someterse
a mi seòora, por su gentileza
y por su bella y dulce mirada;
más de cien vidas vivirá aquel
que el gozo de su amor obtenga.
V
Per son joi pot malaus sanar,
e per sa ira sas morir,
e savis hom enfolezir,
e belhs hom sa beutat mudar,
e·l plus cortes vilaneiar,
e·l totz vilas encortezir.

Por su gozo el enfermo puede sanar,
y por su ira el sano morir,
y el hombre sabio enloquecer,
y el bello perder su belleza,
y el más cortés volverse villano,
y el perfecto villano hacerse cortés.
VI
Pus hom gensor no·n pot trobar,
ni huells vezer, ni boca dir,
a mos obs la vueill retenir,
per lo cor dedins refrescar
e par la carn renovelar,
que no peusca envellezir.

Ya que no puede hallarse otra más gentil,
ni ojos pueden verla ni boca celebrarla,
quiero guardarla para mí solo,
para refrescarme el corazón por dentro
y renovar mi cuerpo d emodo
que pueda envejecer.
VII
Si·m vol midons s'amor donar,
pres soi del penr' e del grazir
e del celar e del blandir
e de sos plazers dir e far
e de son pretz tener en car
e de son laus enavantir.

Si mi seòora quiere darme su amor,
presto esty a tomarlo y a agradecérselo,
y a mantenerlo oculto, y a lisonjearla,
y a hablar y obrar según le plazca,
y a tener su prez en estima,
y a ponderar sus alabanzas.
VIII
Ren per autrui non l'aus mandar,
tal paor ai c'ades s'azir;
ni ieu mezeis, tan tem faillir,
non l'aus m'amor fort asemblar.
Mas ela·m deu mon meils triar,
pos sap c'ab lieis ai a guerir.

No me atrevo a dirigirme a ella por medio de otro:
tengo miedo de que se enfade;
ni yo mismo -tal es mi temor a fallar-
me atrevo a declararle mi amor.
Pero ella debe escoger lo mejor para mí,
pues sabe que es mi única salvación.